Dosis de sabiduría

"El secreto del éxito está en tres palabritas: conocimiento, habilidad y actitud. Cuando uso tiene conocimiento y habilidad en la causa, sumados a la actitud, cualquier problema se resuelve".

Cachaza Seleta.

¡Durante 40 años la cachaza más apreciada de Brasil!

La historia de una de las cachazas de alambique más tradicionales y apreciadas del país comenzó con la osadía del salinense Antônio Rodrigues, quien fundó Seleta en 1980. Toni, como lo apodan, es un profundo conocedor del negocio: ha profesionalizado el proceso de producción de cachaza de alambique y ha comenzado a vender etiquetas de calidad, sabor e inspiración inigualables, elevando el estatus de la bebida y revolucionando el mercado de la cachaza en Brasil.

Durante estos más de 40 años de historia, Seleta ha ido conquistando conocedores de todo el mundo, convirtiéndose en una de las cachazas artesanales de alambique más vendidas y galardonadas en Brasil y en el mundo. Todo esto sin perder sus raíces y esencia: hacer cachaza para aquellos que aprecian la cachaza, de forma artesanal, como lo dicta la tradición.

Durante estos más de 40 años de historia, Seleta ha ido conquistando conocedores de todo el mundo, convirtiéndose en una de las cachazas artesanales de alambique más vendidas y galardonadas en Brasil y en el mundo. Todo esto sin perder sus raíces y esencia: hacer cachaza para aquellos que aprecian la cachaza, de forma artesanal, como lo dicta la tradición.

Proceso artesanal de producción del principio hasta el final

Incluso con la producción a gran escala, toda cachaza producida por Seleta mantiene el proceso de fabricación artesanal y, en eso, Don Antonio no deja de poner toda su atención. Las cañas de azúcar se seleccionan cuidadosamente; la fermentación se realiza con levaduras salvajes y campesinas; la destilación en alambiques de cobre, aportando alta calidad al producto.

Cañas de azúcar
Cañas de azúcar

Proceso de
fermentación campesino

Destilación en
alambiques de cobre

Almacenamiento en toneles y barricas de madera.

El almacenamiento se realiza primero en depósitos de acero inoxidable y, posteriormente, en toneles de madera de su propia fabricación, todo según lo dicta la tradición.

La madera de las toneles y barricas (entre ellos, amburana (roble criollo), incienso, abarco, lapacho amarillo y roble francés) y el tiempo de almacenamiento de las cachazas brindan características únicas y sorprendentes a cada una de las etiquetas Seleta.

De Salinas, capital mundial de la cachaza,

para apreciadores de todo Brasil y el mundo.

Toda la producción de Seleta se realiza hasta hoy en la Hacienda «Engenho dos Rodrigues», en la ciudad de Salinas, en el interior del Estado de Minas Gerais. Conocida como la Capital Nacional de la Cachaza, en 2012 Salinas recibió el sello de Indicación Geográfica del Instituto Nacional de Propiedad Industrial – INPI – por su ubicación geográfica, características del clima y el suelo, responsables de la inigualable calidad de la caña de azúcar y nuestra cachaza. La cachaza producida en Salinas conquistó Brasil y el mundo, y hoy Seleta está presente en todos los rincones de la nación y exporta sus productos a diversos países.

Una dosis de

respeto por el medio ambiente.

Siempre preocupada con los temas ambientales, Seleta reutiliza todos los residuos generados en el proceso de producción, que va desde el bagazo hasta la vinaza, el residuo final de la destilación. El bagazo sirve como abono en la plantación y como combustible/fuente de generación de vapor en la caldera. La vinaza, en cambio, riega los cañaverales y sirve como fertilizante.

Cachazas galardonadas

en Brasil y en el exterior.